miércoles, 26 de diciembre de 2012

HABIA UNA VEZ UN BARQUITO CHIQUITITO... HABIA UNA VEZ UN CIRCO QUE ALEGRABA SIEMPRE EL CORAZON... UN DIA EL CAPITAN DEL BARCO PERDIO EL CONTROL Y SE ESTRELLO CONTRA UN PUERTO DONDE CASUALMENTE ESTABA EL CIRCO, DE MODO QUE AMBOS QUEDARON DESTROZADOS, EL CAPITAN DEL BARCO Y EL DIRECTOR DEL CIRCO SE MIRARON Y ECHARON A REIR... PERO FUE UNA CATASTROFE TERRIBLE Y MURIO MUCHA GENTE, MUCHAS FAMILIAS PERDIERON A ALGUIEN Y SE DECLARO ESE DIA COMO LUTO OFICIAL EN EL PUEBLO PARA EL RESTO DE AÑOS

Así que ya sabéis la lección de hoy, la próxima vez... saltate el titulo (si es lo que has hecho, enhorabuena, aunque seguro que ahora tienes curiosidad (excepto que sea la segunda vez que lees esto y te hayas saltado el titulo porque ya sabias lo que ponía, en ese caso tu curiosidad sera mínima (aunque el titulo es muy largo seguramente se te haya olvidado algo, como lo de la recaudación de fondos para el payaso triste que perdió la alegría de vivir y un brazo ( jajaja has picado, no ponía nada de eso en el titulo) fue un día duro para el) así que no hace falta que lo leas otra vez) en ese caso, me compadezco de ti)

ciertamente ha sido un largo tiempo desde la ultima, pero estoy seguro de que eso solo hace que esperéis con mas ansia que vuelva a poner algo aquí (lo cual es ciertamente un poco triste porque han sido 7 meses o por ahí, podrías dedicar esa ansia a hacer algo útil, como... no se, macarrones por ejemplo, y luego dárselos a los pobres y a los lemures aye-aye, a unos porque tienen hambre, y a otros porque seria muy gracioso ver como se ponen un montón de macarrones en esos dedos ultralargos que tienen, si es que los lemures son una risa, tienes uno, y te partes eso es así) así que para que la espera al menos haya servido de algo os contare una historia con una moraleja que supongo y espero sera de gran ayuda

(no, la moraleja no es que no leas los títulos largos)

(ni tampoco que no escribas paréntesis de cuatro lineas con unos paréntesis dentro de otros, eso si lo podéis hacer, es el deseo obscuro y secreto de todo escritor, es mas algún día escribiré un libro que la historia en si sean dos frases de mierda, y el resto de libro sea paréntesis, o igual una frase por capitulo, si, eso estaría bien)

Groover era un joven muchacho, un joven muchacho noruego, un noruego con un nombre raro de cojones, pero tampoco puedes pedirles mucho a unos padres que viven en un país que en invierno hace tanto frio que te salen estalactitas en los pelos de los huevos (esto esta demostrado, mas o menos). Pero Groover no era un niño cualquiera, el era un niño especial, un niño especial con una afición especial, a Groover le encantaba lamer hojas de libreta de papel milimetrado con una densidad de 80g/cm cuadrado anilladas y microperforadas con guia de separación, realmente una afición extraña (es como aquella tía que salia en el programa "mi extraña adicción" que decía que le encantaba comer estiércol, y se lo comía a todas hora, que es en plan, pero mujer, ¿no te das cuenta de que estas comiendo mierda de animales mezclada con tierra un poco de corcho blanco y algún que otro fertilizante? que eso da mucho asco, pero un asco que te pasas, pero bueno, supongo que no estamos aquí para juzgar a nadie, pero aun así... ¿que puto asco eh? ¿os imagináis comer estiércol? toda la textura asquerosa de cuando se te mete un poco de arena en la boca, con el sabor de mierda de la mierda de caballo y de vez en cuando tropezones de corcho pan, no he venido aquí a juzgar pero ¿sabes que? lo voy a hacer, señora, vergüenza debería darle! Aficionese al chocolate que es menos toxico e igual de marrón) aunque esta historia, no gira entorno a la extraña afición de Groover, sin embargo, es crucial tenerla en cuenta para entender la moraleja.
Cierto día el pequeño Groover estaba en el parque jugando con unos amigos en el columpio ese que gira (le podrían poner un nombre definitivo a los columpios de una vez ya, que quitando el tobogan el balancin, y el subeybaja no hay ninguno mas con nombre, y encima los dos últimos son el mismo. Hagamos algo ya, pongamosle un nombre a cada columpio, incluso a esos que ponen en las playas que nadie sabe como usar porque parece que los haya diseñado un mono tuerto pintando con una manguera). A pesar de su afición Groover era un chico bastante popular entre los de su clase, era el ídolo de las chicas, sin embargo el no era demasiado bueno a la hora de transmitir sentimientos, sus muestras de cariño consistían en empujar a las niñas a los charcos, pellizcarlas mientras las despiojas, escupirlas, tirarlas del pelo... vamos, lo mas bonito de la infancia sin duda. Hasta que un día una de las niñas, Ybreihimba, la niña mas bonita de todo el parque le dijo "joder Broober..." no sabia pronunciar la G "... estas todo el día tocandome el chichi, eres un gilipuertas" (curiosa palabra gilipuertas, es uno de los eufemismos mas estúpidos que he oído en mi vida) a lo que Groover respondió "es que me gustas". Dos años mas tarde a la tierna edad de 33 años Groover murió de intoxicación por cloro, no se sabe bien si envenenado a propósito o debido al cloro que contienen los productos que se utilizan para blanquear el papel.

y así es como acaba la historia, un relato crudo y desgarrador que expone a la luz todos los tabues de la sociedad de hoy en día como son la muerte de un niño de 33 años, amor y odio entre personas "especiales" y el cloro, uno de los grandes olvidados de nuestra época.

como algún lector avispado se habrá dado cuenta, esta no es una historia cualquiera, si queridos amigos, esta historia trata sobre mi (excepto la parte de morir) Roger, el mono redactor, así es como he decidido confesar mis mas abrumadoramente terroríficos actos, con el objeto de eximirme y ganar de una vez por todas la redención que tanto tiempo he ansiado y me ha sido negada durante toda mi triste y lúgubre existen...

Roger? que cojones haces? oh mierda, que haces escribiendo en el blog? te dije que lo cerraras hace meses, si por aquí ya no pasa ni el tato ¿y esta puta mierda que has escrito? Roger, tu nunca has estado en Noruega, y no pudiste haber tenido 33 años, por el amor de dios eres un mono, te recogí hace cuatro años de un salacot que me encontré en Villaconejo cuando tenias 3 meses. Desde luego es que no se te puede dejar solo, en cuanto te pido algo vas y la lías parda, si es que no tienes remedio.

Bueno muchachos, siento que os hayáis tenido que tragar toda esta mierda, la próxima vez le pondré una cadena mas corta, no os fiéis nunca de un mono ti...

eh! eh! Roger! FUERA DE LA NEVERA! ROGER, FUERA DE LA NEVERA YA! NO, NO TE PUEDES COMER LOS LANGOSTINOS QUE SABES QUE TE SIENTAN MAL. ME CAGO EN... COMO VAYA PARA ALLÁ VERAS!!


hasta aquí las cosas

ah, por cierto, la moraleja es que los ponys molan, y que si me veis por ahí me deis dinero, ya vereis que risa


1 comentario:

Eva Pacheco dijo...

ayer te iba a recomendar que si te aburrías escribieras algo en el blog... parece que no hace falta ni que te diga las cosas... esto me empieza a asustar, salde mi cabeza!!